Sobre la conducción de la autocaravana

Sobre la conducción de la autocaravana

Sobre la conducción de la autocaravana

Sobre la conducción de la autocaravana

Las autocaravanas están sometidas a estrictos controles de seguridad desde la fase de diseño hasta su construcción, y las autoridades nacionales las homologan de manera oficial, garantizando su seguridad como cualquier otro vehículo. Además, cuando viajamos en autocaravana, el viaje debe ser relajado, para poder disfrutar del paisaje en cada momento.

La conducción de una autocaravana no requiere condiciones especiales. Basta con observar las indicaciones normales para cualquier otro vehículo turismo: velocidad máxima permitida, condiciones de tráfico, climatología, estado del firme.

La mayor parte de usuarios noveles se sienten cómodos conduciendo una autocaravana a los pocos minutos de viaje.

Las motorizaciones más habituales son diésel, y por tanto el coste de combustible es sensiblemente inferior al de un automóvil de gasolina de cilindrada media-alta, por ejemplo. El consumo normal es de unos 12 litros de gasoil por cada 100 km; aunque depende del peso, del tamaño y del tipo de conducción.

Las autocaravanas se montan sobre furgonetas industriales de serie, y por tanto, son vehículos perfectamente preparados para soportar grandes cargas. Sin embargo, como el peso de las autocaravanas es muy ligero debido a los materiales especiales que se emplean en su construcción, por tanto su conducción es agradable y no se hace pesada en absoluto. Eso sí, debemos ser conscientes que llevamos un vehículo de ocio de un cierto volumen y no un «deportivo».

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.